Image
Subir
Menu
septiembre 24, 2014

Responsive y adaptative, el tamaño sí importa

Responsive y adaptative. Dos palabras que hace cinco años no significaban casi nada para el programador y diseñador web, ahora, previo paso por considerables dolores de cabeza y horas y horas de código indescifrable, se han convertido en la piedra angular de muchos trabajos. Y debería ser la de más, si se tienen en cuenta las cifras de dispositivos utilzados para navegar a través de la red. En España, en 2009, sólo el 30% del acceso a internet se hacía mediante teléfonos móviles y un 7,2% a través de tablet. Cuatro años más tarde, los porcentajes han variado bastante: el 85,5% se conecta a través del móvil y el 43% a través de la tablet.

Pero ¿qué es diseño responsive y adaptative y qué significa, tanto para el cliente como para el diseñador y programador? El diseño responsive supone la adaptación del contenido de una web a las resoluciones de pantalla de los distintos dispositivos. El adaptative utiliza sólo tamaños preestablecidos (ordenador, tablet y móvil, con una resolución para cada uno). Evidentemente, el diseño responsive ofrece mejor resultado en lo que a usabilidad se refiere y, en consecuencia, supone una mejor experiencia para el usuario, pero también es el más caro. Para un diseñador, por ejemplo, no sólo significa la definición de distintas maquetas de página, con el diseño de cada elemento a cada resolución, sino que también debe tener en cuenta los modelos intermedios y la navegación en vertical u horizontal en ciertos dispositivos. Para un programador, el trabajo es muy distinto, pero complementario. En función del dispositivo, debe crear reglas mediante hojas de estilo y media queries (consultas que permiten conocer las dimensiones de la pantalla para poder aplicar una u otra norma) que muestren una u otra maqueta, o incluso uno u otro contenido, y gestionar y programar las cargas de las imágenes y los distintos elementos de la web para que la espera sea mínima. Todo ello, inevitablemente, supone más horas de trabajo.

Y, si bien es cierto que el diseño responsive no es necesario para que una web aparezca en una u otra pantalla, también es cierto que son muchos los que buscan, encuentran y compran, mediante smartphones o tablets (y, en breve, smartwatches). ¿No es lo más lógico facilitarles el acceso? Desde hace años, el presente de internet está enfocado a la mayor y mejor accesibilidad a todos los contenidos para llegar al máximo de usuarios posibles. El diseño responsive es la respuesta a ese presente.

Toni Camps
Diseñador web

Añadir un comentario

Publicado por

Categorías

Web

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.